carrilleras de cerdoLas carrilleras constituyen una parte de la cara del cerdo que, una vez cocinada, presenta una textura tierna y jugosa, lo que las hace muy apreciadas para hostelería. Son en esencia la carne que recubre la mandíbula del animal y la pieza, de aspecto ovalado y veteada de grasa, en algunos sitios se encuentra incluso con el hueso. La grasa de las carrilleras se pierde durante la cocción, por lo que al final resulta una carne muy magra y saludable de un nivel calórico de apenas 130 calorías por cada ración.

Dado que de cada cerdo sólo se sacan dos piezas de carrilleras, a veces resulta difícil verlas en supermercados, pero en Industrias Cárnicas Fernández siempre las encontraremos frescas. Con una presentación limpia, para que sólo necesitemos cocinarlas y no tengamos que preocuparnos de quitarles el exceso de grasa, estas carrilleras se presentan de dos maneras: refrigeradas o congeladas.

Aunque requieren bastante tiempo de cocción, tanto guisadas o como al horno tienen un sabor intenso por lo que no es necesario condimentarlas demasiado. Si vamos a hacerlas estofadas, podemos utilizar la receta que empleemos para otro tipo de carne, sustituyendo el vino blanco por tinto e incrementando el tiempo al fuego.

Para preparar las carrilleras al horno lo mejor es no emplear una temperatura demasiado elevada y permitir que se hagan lentamente para que se intensifiquen los sabores y la carne tome el gusto de las especias añadidas. Por lo demás, su preparación no reviste ninguna dificultad y sólo tenemos que acordarnos de agregar un poco de vino, siempre tinto, durante el proceso y vigilar que no se resequen, ya que es una carne que tarda algo en hacerse.

Las carrilleras tienen por lo tanto una textura inigualable y las podemos preparar de manera sencilla basándonos en cualquier receta familiar. Si unimos su calidad inherente a una selección rigurosa de cada pieza y a un envasado profesional, como el que realiza Industrias Cárnicas Fernández, llegará hasta nosotros un producto con el que podremos satisfacer a cualquier invitado o cliente.