paletilla1Tipos de paletilla de cerdo
La paletilla de cerdo es una pieza muy apreciada por parte de los consumidores, tanto como el jamón, ya que en muchas ocasiones, el cliente prefiere una paletilla a un jamón simplemente porque es una pieza más pequeña, se consume con más rapidez y es más económica...

 

En lo que respecta a las paletillas de cerdo, las hay de cinco variedades. Está la paletilla Duroc 50%, Duroc 100%, ibérico de cebo, ibérico de bellota e ibérico de bellota denominación de origen.

Los cerdos de raza Duroc emparentados con cerdas de raza blanca dan como resultado a cochinos de raza Duroc 50%. Las paletillas de este tipo tienen 15 meses de curación.

Si tanto el macho como la hembra pertenecen a la raza Duroc, da como resultado un cochino de raza Duroc 100%. Este tipo de paletillas tienen 18 meses de curación.

Cuando el cerdo es de raza Duroc y la cerda de raza ibérica, el marrano será ibérico de cebo. La curación está alrededor de los 22 meses. La parte menos jugosa no tiene que estar demasiado dura y la más sabrosa que tampoco sea muy blanda.

Si tanto el macho como la hembra son ibéricos, su descendiente será un cerdo ibérico de bellota. Su grasilla suele ser más amarilla y su curación es de aproximadamente 22 meses. La única diferencia de la paletilla ibérica de bellota con denominación de origen es que su curación está entre los 24 y los 30 meses y que precisamente ostenta ese emblema.

paletilla2Comparativa entre la paletilla y el jamón

En primer lugar, la pieza de la paletilla es más pequeña que la del jamón y debido a esto, su peso es menor.

En relación a la proporción de hueso y grasa en ambas partes, la paletilla al ser más pequeña, su porcentaje de grasa es ligeramente superior en relación al jamón.

Otro aspecto a destacar, es que el jamón necesita un tiempo de curación mayor que el de la paletilla. Además cuando vamos a cortar una loncha, en la paletilla suele ser más corta y más difícil de seccionar que en el jamón.

En definitiva, la paletilla de cerdo es una pieza jugosa y deliciosa, de una textura exquisita, intensa e inigualable que penetra en nuestro paladar.